AERONAVES CX

Aeroparts Uruguay

martes, 16 de febrero de 2016

Se busca nuevamente Avión Presidencial para Uruguay


 hs

Luego de que el Tribunal de Cuentas eliminara la posibilidad de comprar un avión de forma directa, se abrió la licitación pública internacional para la adquisición de una “aeronave multipropósito” que sirva de medio de transporte para las autoridades del gobierno.

El año pasado, el Tribunal de Cuentas objetó y dejó sin efecto la decisión de comprar un avión de forma directa a un empresario local, que tenía el objetivo de ser utilizado para los traslados de las autoridades del gobierno tanto para dentro del país como para el exterior y vuelos sanitarios.
A partir de allí, el gobierno decidió abrir una licitación pública internacional para adquirir una “aeronave multipropósito de tamaño mediano, su mantenimiento, servicio de apoyo técnico y capacitación profesional”.
El llamado fue realizado por la Fuerza Aérea Uruguaya (FAU) y vence el 30 de marzo de este año, día en el que se abrirán los sobres de las ofertas a las 10.30 horas. Los oferentes tienen tiempo hasta el 29 de ese mes para realizar el depósito de garantía de 13.000 dólares.
“El objetivo del presente procedimiento es la adquisición de una aeronave multipropósito de tamaño mediano, su mantenimiento, servicios, apoyo técnico y capacitación profesional”, explica la División Licitaciones del Servicio de Abastecimiento de la FAU.

Requisitos de la aeronave

Según la licitación, el avión debe ser posterior a 1975 y tener capacidad para ocho pasajeros, por lo menos, en configuración VIP. También tiene que tener dos motores turbofan y contar con certificado vigente de aeronavegabilidad.
Cocina, baño y teléfono satelital también son requisitos, además de tener la capacidad para trasladar una o dos camillas con sus “dispositivos de soporte vital”.
El precio de la oferta implica el 30% de la “ponderación general” y el costo de mantenimiento será el 50% de la puntuación. De todas formas, el Estado “se reserva el derecho de adjudicar la licitación a la o las ofertas que considere más convenientes para sus intereses y a las necesidades del servicio, aunque no sea la de menor precio y también de rechazar, a su exclusivo juicio, la totalidad de las ofertas”.