AERONAVES CX

Aeroparts Uruguay

miércoles, 18 de julio de 2012

Bado y su equipo prosiguen en la busqueda del avión







Bado y su equipo debieron regresar


El mal tiempo volvió a jugar una mala pasada




Al cabo de dos días de búsqueda Bado y su equipo junto a los efectivos de la Armada debieron regresar a puerto sin indicios. El mal tiempo jugó en contra de la operación, así como la presencia de pesqueros en la zona. El buzo mantiene las esperanzas.



"El lunes nos fue mucho mejor, comprobamos que los equipos funcionan a la perfección y completamos una zona de búsqueda que teníamos marcada", dijo a El País el buzo Héctor Bado en un breve contacto telefónico durante su regreso.



La expedición partió a las 7 de la mañana del lunes. Reinaba el optimismo a bordo del buque guardacostas ROU Paysandú, de la Armada Nacional, sobre todo entre los integrantes del equipo del buscador de tesoros.



Bado destacó que, durante el recorrido, los equipos de sonar y magnetómetro que empleó funcionaron "a la perfección". Por ende, Bado consideró que esta primera jornada de trabajo funcionó como una suerte de testeo general.

Pero las buenas noticias terminaron por allí. Las condiciones meteorológicas comenzaron a cambiar nuevamente y a conspirar contra las operaciones. Los equipos de detección no pueden operar con oleaje de una altura mayor a los 50 centímetros. Dado que las condiciones del tiempo continuarán empeorando al menos hasta el viernes es difícil que la expedición vuelva a partir antes de otros tres días.



El buque naval regresó al Puerto de Montevideo al caer la tarde, donde comenzó a reaprovisionarse de combustible para quedar nuevamente a la orden.



No fue este el único problema que enfrentó la expedición. La presencia de varios buques pesqueros en esta zona del Río de la Plata complicó bastante las operaciones. La pesca es restringida en esta época para esta zona del Plata. "Sin embargo había al menos media docena pescando. El capitán tomó nota de todas las matrículas, les hizo advertencias e informó de todo al Comando", relató Bado.



Tras las advertencias del buque naval, los pesqueros abandonaron la zona. Bado entiende que, más allá de las restricciones propias de la normativa de pesca, "estos barcos están en una zona donde ocurrió un siniestro, por lo que debería estar restringido para la navegación. El rescatista explicó que las artes de pesca distorsionan las lecturas del equipo de sonar bajo la superficie.



El País Digital

No hay comentarios.:

Publicar un comentario